ANTES/DESPUÉS

Se trata de una talla de gran devoción pues tiene fiesta propia en la localidad. Además, es una talla que se encuentra en la calle y por tanto sufre más factores de deterioro que hacen que se encuentre en mal estado de conservación.

Es una escultura de escayola típica de postguerra española, que representa a San Cristóbal con el niño Jesús en el hombro y el bastón o palmera. San Cristóbal lleva corona y el niño potencias de latón. La policromía es a base de óleo y el dorado usa dos técnicas, al mixtión en su mayoría y dorado al agua en los estofados de decoración de la túnica, el oro utilizado es oro de imitación, pues se encuentra algo oxidado y por tanto ha perdido su color original de forma irreversible.

No hemos encontrado firma ni sello, por tanto, no podemos saber a qué taller pertenece, aunque por su estética recuerde a Olot.

Se encuentra en una vitrina entre cristales, en la plaza del pueblo.

El estado de conservación es malo debido a que se encuentra al aire libre. Presenta craqueladuras, levantamientos y pérdida de la policromía graves, así como modificación de los colores y pigmentos de ésta debido a la erosión de los factores medioambientales: luz, cambios termo-higrométricos, etc. Presenta suciedad acumulada e incrustada. En un primer diagnóstico, no aparenta deficiencias estructurales, ni faltantes graves de soporte. Los dorados se encuentras levantados y con múltiples pérdidas, así como una oxidación invertible del pan de oro de imitación.