ANTES/DESPUÉS

Se trata de un púlpito de finales del XVIII de estilo neoclásico, realizado a la vez que la remodelación de la iglesia, donde la decoración es a base de moldes de yeso policromados y dorados. El púlpito se apoya en un decorativo pie de rejería, que por su estética y por su forma de trabajar el hierro parece anterior, no encontramos ninguna referencia a él, pero podría ser de un púlpito anterior del siglo XVI-XVII. El tornavoz quizás es la parte más llamativa del conjunto, se compone de un remate a modo de dosel colgante, franjas de marmoleados, decoración vegetal, guirnaldas, querubines y nubes. Tras los análisis y por las catas realizas, tuvo una segunda fase de policromía, seguramente por su mal estado en dicho momento, donde se repolicromaron algunas partes, así como una restauración de los dorados con plata corlada.

Se encontraba todo repintado con pinturas no adecuadas, plásticas y sintéticas, que distorsionan la apariencia original. Toda esta pintura no nos dejaba ver el estado real del púlpito. Debajo de las capas encontrábamos más suciedad, múltiples faltantes, manchas de cera, pérdidas, etc. El estado matérico de toda la obra era bueno.

Algunos de los tratamientos de restauración llevados a cabo han sido: limpieza fisicoquímica, consolidación estructural y de estratos, reposición de faltantes, estucado y nivelado, reintegración cromática, dorados, tratamientos de madera vista, tratamientos de metales y piedra, y protección final.